El Mercader de l’Eixample

Seguro que alguna vez te has fijado en ese local con un toldo bonito y patio de ensueño que hace esquina en el Passatge Mercader con calle Mallorca… ese local es el Mercader del Eixample.

A pesar de las apariencias, la relación calidad-precio es muy buena, el servicio muy simpático y además es dog-friendly. Jorge al frente de la sala es un profesional de los de verdad, te hará sentir como en casa.

Este restaurante de comida Mediterránea-catalana, se declara seguidor del movimiento Slow-Food y Km.0; todos los productos son seleccionados y de temporada; de hecho tienen un huerto ecológico de 300m2 en la sierra de Collserola del que se abastecen de verduras.

Carta sencilla pero completa dividida en 3 partes:  El Picoteo de la Barra del Mercader – puedes tomar una secallona ECO con pan de cristal y tomate, Los clásicos del Mercader – como parrillada de verduras o fricandó y las Sugerencias de Temporada dónde se elige entre cuatro platos elaborados con verduras de temporada; uno de arroz, uno de legumbres, un pescado y un postre – en nuestro caso unos níscalos/rovellons a la llauna pequeños y deliciosos.

El patio tiene un encanto especial y íntimo, no hay muchos de esos en Barcelona, además en invierno colocan calefactores para que pueda seguir usándose sin quedarse uno pajarito.

La propuesta de postres y vinos es muy completa y bien seleccionada.

Las croquetas y el calamar de potera están de vicio! Me quedé con ganas de probar el canelón, tenía una pinta brutal.

Fotos: El Mercader de l’Eixample

Compartir: