Lolita Tapería

Tapeo del bueno en un local de ambiente desenfadado en Sant Antoni. Siempre hemos ido a cenar pero el vermut del sábado apetece bastante.

Lolita es uno de esos restaurantes top con cierto ambiente de bar de barrio, clientela habitual y un staff del que se nota que disfruta trabajando en el lugar.

Unas gildas y unas bravas son siempre un buen comienzo y más si están hechas con amor.

Un clásico de la casa son las croquetas de jamón y una tosta de salmón homenaje al Quimet&Quimet.

El atún en escabeche con ponzu y las rabas de pollo con patatas están de muerte.

Para no quedarte indiferente, prueba el huevo ibérico trufado (nos declaramos fans de la trufa!) y las costillas de cerdo confitadas.

Cañitas bien tiradas pero si eres más de vino tienen buenas opciones también.

Para acabar hay que brindar con su chupito “Sang de Drac”.

Los viernes y sábados de 00h a 2.30h lolita se viste de Club Canalla con una carta de combinados y buena música.

Hay una mesa grande para grupos pero el resto de espacios son para 2-3 personas en barra y rinconcitos del local. Sólo aceptan reservas a partir de cuatro personas.

Doni gestiona la sala con un toque especial y derrochando simpatía, conocedor del producto que vende puede aconsejarte maravillosamente, déjate guiar.

Fotos: Lolita Tapería

Compartir: