Huesos en la dieta BARF

A estas alturas ya sabrás la importancia de los huesos en la dieta cruda o BARF. Son el mayor aporte de calcio y actúan como dentífrico natural.

Primero, ¡NUNCA DES HUESOS COCIDOS! Al cocinarlos, pierden su elasticidad natural y pueden astillarse peligrosamente para tu peludo.

Cuando hablamos de huesos crudos no tenemos ese problema y en la dieta BARF usamos dos tipos de hueso:

1. Huesos carnosos

Los huesos carnosos son aquellos huesos rodeados de carne, 50-50 carne y hueso y son la base de la dieta.

Aportan un alto valor nutritivo y en general son aquellos que no soportan el peso del animal.

Principalmente los usamos de ave o conejo pero hay más; aunque no lo creas son blandos y flexibles y un carnívoro puede triturarlos fácilmente con su dentadura, tu no podrías.

Cuellos, carcasas, alitas o muslos de pollo; conejo, codorniz, alas de pavo, falda de cordero o cuello de ternera…

Para gatitos, los más pequeños de arriba, alitas y cuellos de pollo son ideales.

2. Huesos recreativos

Como el nombre indica, son para entretener y que nuestros peludos se diviertan mientras se dan un automasaje en las encías y eliminan el sarro.

Tienen que ser de mayor tamaño de su cabeza, puesto que no tienen que triturarlos ni engullirlos sino roerlos.

Rótula, húmero, escápula, pata, caña, rabo o espinazo… algunos los puedes encontrar en la sección de “preparar caldo”.

Importante!

  • Los huesos deben darse siempre bajo supervisión.
  • Para comenzar con huesos carnosos en perros y gatitos, lo mejor es darles una parte pequeña, en proporción a su tamaño y aguantar el extremo con la mano mientras comienzan a machacarlo, al principio asusta pero es lo mejor para tu pequeño carnívoro. Felicitalos mientras lo vayan machacando y masticando y retira el último trozo antes de que lo engullan.
  • Para evitar que quieran tragar apresuradamente, trata de que tu peludo esté tranquilo y a poder ser que haya comido un poco, así tendrá menos ansiedad.
  • Si tienes varios perros y no están acostumbrados, mejor sepáralos para la ingesta ya que pueden ponerse posesivos.
  • Si ves que tu peludo sufre estreñimiento o las heces son excesivamente duras, reduce la ingesta de huesos, no nos cansaremos de decir que tu eres quien mejor conoce a tu animal, sigue tu instinto!

*Este artículo ha sido escrito en base a nuestros conocimientos y amor incondicional por los perros y gatos pero en ningún momento sustituye el consejo de un veterinario. The CRU estaremos encantados de intentar resolver cualquier duda que puedas tener pero si tu peludo sufre alguna patología recomendamos que consultes con un veterinario colegiado.

Compartir:

ARTÍCULO ESCRITO MIENTRAS ESCUCHAMOS MÚSICA HAPPY DE NUESTRA PLAYLIST “CRU TUNES” EN SPOTIFY.