El botiquín que todo peludo debería tener

Hoy te enseñamos cómo preparar un botiquín para tu perro o gato.

Esta es la versión para tener en casa, pero recuerda coger las cosas básicas siempre que vayas de viaje o excursión. Para ello ten preparado un neceser o una caja que cierre bien y en la que quepa todo de forma compacta pero organizada.

Aunque los accidentes suelen ocurrir en zonas que el peludo no conoce, el botiquín también puede ser útil en el día a día. Podemos encontrarnos con mordeduras de otros animales, envenenamientos, caídas, torceduras, quemaduras o incluso algún atropello en el que puedas asistir a tu peludo con los primeros auxilios necesarios para disminuir las secuelas.

Esperamos que nunca tengas que usarlo, pero siempre es mejor estar preparada.

Elementos necesarios

Lo primero que debes meter en el botiquín es su documentación (pasaporte y/o cartilla sanitaria). Si tu peludo toma medicación o tiene alguna alergia, incluye la receta de las medicaciones y el nombre de los medicamentos y alimentos a los que es alérgico. Así, en casos de emergencia y con los nervios a flor de piel, no se te olvidará nada y lo tendrás todo bien localizado.

Igual de importante es tener a mano el número de teléfono y la dirección de su centro veterinario y del centro de urgencias 24h más cercano a casa, así como el más cercano a la zona donde suelas ir de excursión o vacaciones. Guárdalo en el móvil o déjalo apuntado en el botiquín junto a los papeles de tu peludo.

Útiles que debes tener a mano:

 Asegúrate de tener el visto bueno de tu veterinario antes de adquirir o administrar cualquier medicamento a tu peludo. Además, deberías saber cómo usar y administrar de forma correcta todos los instrumentos y medicamentos que tengas en tu botiquín, sino mejor no tenerlos. Existen cursos de primeros auxilios para perros y gatos o infórmate con tu veterinario si tienes dudas de algún procedimiento en concreto.

Guantes de látex o nitrilo:

Esto te ayudará a no contaminar las posibles heridas de tu peludo y te protegerá a ti también de posibles infecciones.

Jabón y agua:

Lo primero que debes hacer ante una herida es limpiar bien la zona con jabón neutro y agua. Así disminuimos las posibilidades de que la herida se infecte.

Pinzas:

Te servirán para la extracción de cuerpos extraños que se pueda haber clavado o para limpiar alguna herida de restos de tierra.

Tijeras de punta roma:

Las puedes usar para cortar vendas o para recortar el pelaje de tu peludo alrededor de una herida.

Aceite del árbol del té:

Alivio para picaduras 100% natural.

Cortauñas:

Si sabes cortarle las uñas a tu peludo, es una gran herramienta que tener a mano. Las uñas se pueden clavar en las patas de tu peludo y causar heridas. Si no sabes cortar las uñas de tu peludo, te sugerimos aprenderlo o visitar un centro veterinario o peluquería para que lo hagan.

Pinza para garrapatas:

Aunque nuestro peludo esté protegido contra parásitos externos, si vas a una zona de vegetación espesa, puede engancharse alguna. Con estas pinzas la extracción será fácil y segura. Asegúrate de saber usarlas, ya que la mala extracción de una garrapata puede causar infección.

Termómetro digital:

La temperatura rectal de tu peludo es un parámetro necesario a medir en muchas ocasiones, incluso te lo pueden solicitar por teléfono en caso de emergencia – te recomendamos invertir en uno que mida rápidamente para hacer el proceso menos molesto.

Suero fisiológico:

Mejor en monodosis, lo usaremos si se le mete algo en el ojo o para limpiar una herida pequeña.

Limpiador de oídos:

Igual que le puede entrar algo en los ojos, tu peludo también puede necesitar que le limpies las orejas de vez en cuando para eliminar la suciedad y evitar infecciones.

Gasas estériles, vendas y esparadrapo:

Con esto podrás improvisar un apósito para tapar alguna herida o inmovilizar alguna extremidad en el caso de que sea necesario. Podemos tener también vendas autoadherentes o autocohesivas, se fijan sobre sí mismas y son reutilizables.

Bozal o toalla para envolverle:

Puede que parezca exagerado porque tu peludo es un angelito, pero cuando vayas a usar este botiquín, puede que esté herido, dolorido y/o aturdido, por lo que no puedes prever qué reacción va a tener y si te dejará curarlo. Siempre es mejor prevenir.

Linterna:

Será útil para observar las orejas de tu peludo por dentro o si no hay demasiada luz cuando tengas que curarle.

– Antisépticos:

(No es recomendable dejarlos en el coche, ya que los cambios de temperatura los pueden deteriorar). 

  • Alcohol: Aunque es un buen desinfectante, escuece en las heridas y puede irritar la piel. Se puede usar en heridas pequeñas
  • Agua oxigenada: Es muy buen antiséptico. También lo puedes usar para ver si hay sangre en heces o vómitos o para forzar el vómito en casos de intoxicación (siempre bajo prescripción veterinaria, aunque sea por teléfono)
  • Povidona yodada (Betadine): Es un buen antiséptico aunque puede irritar la piel, por lo que a veces, es recomendable usarlo diluido. Está contraindicado en gestantes o peludos con problemas de tiroides, ya que se puede absorber parte del yodo por la piel.
  • Clorhexidina: Es la que más recomendamos, ya que es un muy buen antiséptico y no irrita la piel. Además existe el formato en spray, que hacen que la aplicación sea muy sencilla, y es transparente por lo que no manchará a tu peludo.

– Hemostático en polvo o crema:

Te servirá para cortar hemorragias de pequeñas heridas o si te pasas cortando las uñas a tu peludo.

– Apósitos para cicatrización o pomada cicatrizante:

En caso de que no sea necesario llevar a tu peludo al veterinario, estos apósitos ayudarán a la cicatrización de la herida.

– Cauterizador de heridas:

Sirven para cortar hemorragias y proteger las heridas de infecciones. Pueden llevar antibióticos, por lo que recomendamos consultar con el veterinario antes de utilizarlo.

– Protector solar:

Esto debe ir contigo siempre que vayas a pasar mucho tiempo al aire libre con tu peludo.

– Protector de almohadillas:

Puede ser una crema protectora aloe vera, vaselina o unos zapatos, aunque estos últimos tendrás que acostumbrar a tu peludo a llevarlos.

– Toalla:

Es útil para mojar al peludo en caso de golpes de calor o al contrario, para recuperar el calor corporal en una hipotermia. Incluso para transportar a tu peludo si está inmóvil, aunque si ha sufrido un traumatismo, mejor transportarlo sobre una superficie rígida como haríamos con una persona, ya que así mantendremos su columna recta y no agravaremos una posible lesión.

– Medicación extra: Si tu peludo tiene alguna enfermedad que le obliga a medicarse diariamente es recomendable tener reservas en el botiquín. Las pastillas siempre se acaban los días de fiesta o cuando estamos de vacaciones y es más complicado encontrarlas.

 

Ten un botiquín separado para tu peludo ya que, aunque muchas de estas cosas ya las tengamos en nuestro botiquín, no se deben mezclar los instrumentos o medicaciones de humanos y peludos. Por ejemplo, Aspirina, Ibuprofeno o Paracetamol, muy comúnmente usados en humanos son MUY TÓXICOS para ellos.

PRIMEROS AUXILIOS – cuándo y cómo aplicarlos:

Si tu peludo sufre algún accidente, debes evaluar la gravedad del mismo:

  • Para heridas leves que crees que no necesita atención veterinaria, como una herida pequeña o una irritación leve, con los primeros auxilios bastará. Vigila la herida y acude al veterinario si surge cualquier complicación.
  • Si el accidente ha sido más grave, proporciónale los cuidados necesarios para estabilizarle y llama al veterinario cuanto antes. Este podrá indicarte telefónicamente qué hacer y si lo debes transportar a la clínica o deben acercarse ellos al lugar.

Y, lo más importante, NO ENTRES EN PÁNICO y haz las cosas con serenidad y paciencia. Tu peludo te lo agradecerá.

Revisa este botiquín peludo (y el tuyo) una vez al año aproximadamente para retirar los medicamentos caducados y confirmar que tengas todo lo necesario.

Como siempre, estamos a tu disposición para lo que necesites a través de email a hola@crubarf.com, por teléfono al 654 502 639 o a través del chat de la web.

Hocicos y bigotes felices!

*Este artículo ha sido escrito en base a nuestros conocimientos y amor incondicional por los perros y gatos pero en ningún momento sustituye el consejo de un veterinario. The CRU estaremos encantados de intentar resolver cualquier duda que puedas tener pero si tu peludo sufre alguna patología recomendamos que consultes con un veterinario colegiado.

Compartir: